lunes, 17 de junio de 2013

Por encima de nosotros

Dios es grande, pero no desestima a nadie; es poderoso en fuerza de sabiduría.
Job 36:5


Él nos amó primero.
1 Juan 4:19

Incluso si estamos impresionados por el ingenio humano, por su ciencia y sus descubrimientos, debemos reconocer que el hombre tiene un poder limitado.
En cambio, Dios sí posee un poder infinito y nada ni nadie puede poner trabas a sus planes ni impedirle cumplir sus designios.
El mundo material está regido por las leyes naturales. Pero detrás de éstas podemos discernir al autor de ellas, es decir, a Dios, el gran Administrador. El hombre sólo es una criatura, pero Dios es el Creador. Todo está sometido a su control. Todo se desarrolla en acuerdo con su objetivo eterno.
Infinitamente por encima de nosotros, él es omnisciente, omnipotente. Ningún problema y ninguna dificultad pueden sorprenderlo o sobrepasar su sabiduría. Como es todopoderoso, nadie puede ponerle resistencia; como es santo, su ira se enciende contra el pecado. Como es fiel, las profecías y las promesas de su Palabra, la Biblia, se cumplen indefectiblemente. Como es justo, su juicio caerá sobre los que practican la injusticia.
Pero como es amor, dio a su Hijo unigénito, Jesucristo, “para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16). Como Dios es un Padre lleno de bondad y de misericordia para todos los creyentes, todas las cosas ayudan a bien a los que lo aman (Romanos 8:28).
Zacarías, el padre de Juan el Bautista, anunció que Cristo venía “para dar conocimiento de salvación a su pueblo, para perdón de sus pecados… para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte; para encaminar nuestros pies por camino de paz” (Lucas 1:77-79).

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)




1 comentario:

  1. Para compartirlo con un tdj. Ellos dicen q Dios no es omniciente. Muy bueno el msj. Bendicion :)

    ResponderEliminar