viernes, 7 de junio de 2013

"Una de las frustraciones que a menudo he experimentado con el paso de los años al enseñar en instituciones e iglesias, tiene que ver con personas que vienen a clase con sus mentes ya hechas con respecto a lo que un pasaje del Nuevo Testamento significa. Vienen con una interpretación preexistente y no parecen estar dispuestos siquiera a cuestionar su propio pensamiento o patrones de vida. Parte de lo que es vivir bajo la autoridad de las Escrituras tiene que ver con siempre estar dispuestos a escuchar la Palabra de Dios de un modo fresco y dejar que cambie nuestra mente y acciones. De eso es que se trata la autoridad de la Escritura. Si estoy leyendo una carta del Nuevo Testamento y no estoy dispuesto a dejar que Dios cambie mi mente mientras la leo, entonces no la estoy leyendo de un modo que honre esa Palabra y honre a Dios."

http://www.ibsj.org/
#Citas Edificantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario