jueves, 5 de septiembre de 2013

El principio de la sabiduría

El temor del Señor es el principio de la sabiduría.
Proverbios 9:10

Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.
Lucas 12:20-21


Algunos medios de comunicación informan varias veces al día sobre el estado del tiempo y… de la Bolsa. Es de suponer que lo más importante para muchos es el tiempo que hará mañana y la esperanza de ganar dinero o el temor de perderlo. Además, un desplome en los valores de la Bolsa es la continua preocupación de los círculos financieros. Un economista incluso escribió: «El temor de un crac bursátil es el principio de la sabiduría».
Esta frase es una parodia de un versículo de la Biblia: “El temor del Señor es el principio de la sabiduría” (Proverbios 9:10). Señalemos que el economista desconocía el verdadero sentido de la palabra «temer» en la Biblia, que quiere decir: reverencia, profundo respeto, conciencia de lo que es sagrado.
En el fondo esta afirmación subraya una actitud muy extendida: confiar en el dinero en vez de confiar en Dios. Invertimos nuestro dinero de la manera que nos parece más rentable, pero seguimos inquietos.
La sabiduría que viene de Dios mira hacia arriba. No se detiene en las causas aparentes, sino que espera en Dios. La sabiduría sabe que “el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:17). Cuando le preguntaron cómo podían hacer las obras de Dios, Jesús respondió: “Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado” (Juan 6:29). Las Santas Escrituras (la Biblia) “te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús” (2 Timoteo 3:15).


© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)

No hay comentarios:

Publicar un comentario